Mala memoria

Desde que apareciste tú 

en parte desaparecí yo,

me permití abandonar mi cuerpo

por largas horas. A veces.

Aunque siempre decido volver

para recuperar lo que es mío.

El día que recordaste tú 

me puse a olvidar yo

y lo hice de casi todos los nombres

que por momentos duelen. 

Cuando en ocasiones llegas tú 

propongo  irme yo

para atender esa parte olvidada

que me busca y llama.

Así y con esta intermitencia

se van sucediendo los días 

en que siempre he de volver

al lugar de donde vengo,

por un fallo de memoria

que atenta contra lo que es mío.

Ilistración de Elizabeth Rodríguez checa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s