La caída

Sus ojos danzaban al ritmo frenético de sus labios. A cada mordisco que daban, las pestañas se esparcían como locas por sus mejillas. Parecía que querían darse  a la fuga sobre sus pómulos y morir, heridas de amor, sobre ellas. Mientras tanto, sus orejas permanecían  atentas a la caída ¡Zas! El golpe seco agitó la hebrilla de su flequillo lacio y sobre él fueron a dar de bruces dos aturdidos párpados que tras el golpe habían perdido la memoria. Quisieron entonces guarecerse bajo su mentón redondo y chato sin saber que en ese lugar nadie los quería.

Ilustración de Elizabeth Rodríguez Checa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s